Kundera

“En 1985 todo el mundo leía a Milan Kundera. El escritor exiliado en París había publicado un año antes ‘La insoportable levedad del ser’, una novela de amor y sexo ahumada con filosofía y ambientada en aquella Primavera de Praga de 1968 en la que los tanques soviéticos aplastaron -literalmente- a los veinteañeros que exigían libertad en vaqueros…”

Del extenso artículo donde podrán conocer a este polémico escritor.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

Se rebela Reverte contra lo kafkiano

Porque de esta literaria forma y no de otra se puede calificar la imposibilidad de que un escritor deba elegir entre los derechos sobre su obra y su pensión. Cuesta decidir por dónde comenzar. La pensión (si la tiene), el escritor se la ganó con otra actividad por la cual tributó. Si a la vez percibió derechos de autor, tributó por ellos. Me pregunto qué cantidad cobrará este o cualquier escritor o cualquier español, dudo que alguien discuta que una cantidad justa para vivir dignamente, probablemente menos, nunca más. ¿Se hacen una idea de la cantidad, y cómo y en qué plazos se cobra, que suponen los derechos de autor del 99% de los escritores? ¿Se hacen una idea alguno de los lectores de lo que supone trabajar ocho horas y desplazarse al trabajo y atender a las necesidades domésticas personales y de otros y a…? Sería interminable. Aun así, algunos escribimos; en mi caso, no puedo dar un porqué razonable: ahora sé que no es vocación ni pasión, es prisión y tortura, no es sensato, pero es lo que soy.

Los escritores no tenemos elección: escribimos.

No podemos tener leyes injustas o carentes de sentido común en una democracia estable y en uno de los países cultural e históricamente más importantes del mundo. Cuidemos lo que ya tenemos porque es muy valioso, se ha producido una reacción y hay un marco legal al que acogerse, querríamos mejorarlo, pero valoremos que disponemos de él, no todos pueden decir lo mismo. Compruébenlo leyendo el artículo.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

Perdón por las molestias

Era lo que pedía Zweig en su nota de suicidio. El Mal se llevó su mundo y lo dejó en el limbo de una nada imposible de aceptar, no cabía pacto con la Realidad surgida del infierno de la guerra. Disponen de varios enlaces a través del que ofrecemos, pues su figura parece haber resurgido, pero nunca se fue, y siempre permanecerá.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

 

Joyce y “Ulises”

Sólo puede leerse sufriendo, afirma el autor de este extenso y completo artículo sobre la célebre novela. Joyce, que no nos cae simpático y al que objetivamente habrá quien califique de despreciable, legó a la Humanidad un libro que nadie entiende y casi nadie lee. Si se interesa por él, lean el artículo en el enlace.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.