…agradecemos sus palabras, pero este es un tercio español

Flandes era una provincia española, una posesión por derecho del rey de España. La de Flandes era una guerra civil, y nuestros enemigos se habían negado a reconocer a su señor natural (en el siglo XVI). No nos han enseñado en qué situación se encontraron los flamencos católicos a lo que obligaron a abandonar su religión porque su señor así se lo exigía (su religión en el siglo XVI, su señor, ese que sí se alzaba contra el suyo).

En ninguna clase nos han enseñado que entre un 10 y un 15% de los soldados de los tercios eran españolas, el resto era de varias nacionalidades, principalmente flamencos. Flamencos, pero no flamencos de los que tocan las palmas en la Feria de Sevilla; flamencos: nacidos en Flandes, leales a su rey Carlos I de España. Estamos en el siglo XVI, insisto, que es seguro que esto lo leerá gente inteligente y también algún imbécil.

En definitiva, se defendía la posesión de una provincia española porque un estado no puede no hacerlo, no se estaba colonizando un territorio porque España no tuvo colonias sino provincias, puesto que se constituyó antes como imperio que como estado, y nuestro país (porque es nuestro y es el que tenemos y es al que nos debemos porque es de imbéciles admirar desde la ignorancia a otros y porque no nos interesa defenestrarlo, aunque a nuestros adversarios sí les interesa y mucho) conquistó y gestionó un imperio que duró 300 años con las armas, la técnica, la ciencia y la política, y mientras se fundió con la población indígena (y si no que se miren al espejo millones de hispanoamericanos), y construyó carreteras y universidades, el pirata inglés fundó trece colonias comerciales y masacró a los indios; y encima las trece colonias se independizaron, con la ayuda vital de España, por cierto.

Todo esto es tal como lo cuento, créanlo o no, pero algunos ya no callamos ante la insistencia de la mentira y la manipulación. No somos inferiores a ningún país o raza de este planeta. Hay miles de películas sobre el ejército norteamericano y los cowboys, pero si hacemos una sobre nuestros soldados nos llaman fascistas. Más vale que despertemos de una puñetera vez, que tenemos que mirar por NUESTROS INTERESES.

Coño.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

El Rey

Esta comedia es una adaptación al cine de la obra de teatro del propio Alberto San Juan. Trata sobre la historia reciente de España, y pivota en torno al rey emérito Juan Carlos I, desfilando por ella fantasmas del pasado como Adolfo Suárez, Felipe González, Cebrián, Carrero Blanco, Puig Antich o Antonio Tejero.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

De acción, de los 90

Es llamativa la comparación que observamos al contemplar la tecnología (que suponemos puntera) a finales de los 90. Grandes actores, gran guión y hasta algún diálogo mítico:

  • …nunca entro en un sitio del que no sé como salir.
  • ¿Por qué vas a entrar ahí, entonces? – pregunta ella señalando a la pequeña furgoneta cargada de mercenarios.
  • Ya te he contestado eso.

Disponen del tráiler en el enlace.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

Difícil de calificar

Pues contiene elementos de humor negro, crítica racial, y por tanto social, thriler policíaco y podredumbre política. ¿Se puede pedir más? Cuenta con un gran reparto y es un aceptable entretenimiento.

Tienen el tráiler en el enlace.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

Yo fabrico reyes

Declara la protagonista. ¿Hasta qué punto la entrega por amor, y por pragmatismo, justifica la pérdida de la personalidad propia? Una película muy interesante para los que “disfrutamos” del mundillo literario. Y (no me resisto) una frase me quedó grabada: una escritora le dice a una muchacha que quiere escribir: no lo hagas.

Sabio consejo, a fe mía.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

La Guerra Olvidada

La primera, aunque quizá ambas fueron sólo una. Esta película francesa, cargada de reconocimientos, que narra la experiencia de personajes, es un medio excelente para que el espectador sagaz alcance a comprender lo que fue aquella guerra, comprender lo que somos.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

Curar con Felicidad

De manera poco ortodoxa, cuestionable incluso. Esta entretenida película con moraleja, con aire de cuento, cómica y trágica a la vez, es un excelente entretenimiento. Prueben viendo el tráiler en el enlace.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

 

Después de WALLACE

La película retoma la historia en el momento en que Wallace es derrotado, atrapado y ejecutado. El decimoséptimo Robert Bruce rinde pleitesía al rey inglés, pero esto no durará mucho tiempo.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.