La defensa del Mal

La tentación del éxito, el poder de la vanidad, la defensa de los culpables: culpable cuando así se demuestra. Pero ¿en qué posición se sitúa tu abogado?

El delincuente tiene derecho a la mejor defensa que se pueda pagar, luego no somos iguales y, precisamente, la posesión de medios para ello, le puede librar del justo castigo. Justo es la palabra clave: su único derecho debería ser no recibir un castigo desproporcionado, pero jamás debería librarse.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *