Protocolos de los Sabios de Sión, por Mutsotoku.

Un arma silenciosa para guerras tranquilas, como reza el título de un controvertido documento secreto supuestamente encontrado en una fotocopiadora de deshecho de la US navy; ¿y siendo tan importante perdieron una copia?

Este artículo trata de preguntas, y siendo incuestionable que ganar una guerra sin pérdidas propias es la genialidad absoluta, las preguntas se harán sobre un arma barata, antigua y silenciosa: los Protocolos de los Sabios de Sión.

Se supone que los protocolos son las actas de un congreso sionista celebrado en Basilea en 1897, donde se recoge en veinticuatro puntos el plan judío para dominar el mundo. Posteriormente se “demostró” que eran falsos, y que el Times londinense, Churchill, el zar Nicolás y Henry Ford (que creyeron en su autenticidad) habían sido engañados. Los protocolos fueron un arma nacida en la Okrana para influir en la lucha política rusa.

Se supone.

Aquí trataremos este tema desde nuestro punto de vista: no podemos saber si son verdaderos o falsos, podemos asegurar (pues los hemos leído) que son muy inquietantes, y la razón es que se cumplieron y se están cumpliendo en la actualidad.

El análisis de lo anteriormente afirmado daría para un libro, pero ya los hay y no es este el lugar para ello. ¿Están los judíos detrás del socialismo y el comunismo? No lo podemos afirmar, pero sí que Wall Street financió la revolución rusa… ¿se asombra? La realidad está llena de cosas asombrosas, y las conclusiones de una mente educada y pensante suscitarían de nuevo la pregunta: ¿se asombra? Porque el capital no trabaja por dinero, ya lo tiene, lo imprime (sea observador, el dinero es papel o un apunte de ordenador), trabaja para alcanzar el poder, por tanto qué importancia tiene que sea bajo un régimen oficialmente comunista. Se trata del poder mundial y de tener esclavizada a la raza humana. Quizá le parezcan, lector, palabras demasiado gruesas.

Lea a Carroll Quigley, a Anthony Sutton, son centenares los autores y la lista sería interminable; por cierto, que los nombrados eran profesores en Harvard, no conspiranoicos de youtube.

Las certezas a las que podemos llegar suscitan preguntas, solo preguntas, a las que sabemos que no podemos dar respuesta, luego esta es la respuesta: es imposible conocer la verdad. No disponemos de medios para conocer la verdad, luego debemos utilizar los medios que tenemos: debemos sacar conclusiones en base a que no sabemos. Porque lo que sí tenemos es inteligencia, y siendo así es evidente que debemos actuar, debemos responder, porque nos atacan.

Leer este texto (y muchos otros) es responder, aprender, no dejarse manipular, hacer el Bien y tener fortaleza ante la injusticia y la adversidad es responder.

En el enlace, un reportaje sobre los protocolos en Canal Historia. Debemos advertir, que en todo hay parte de manipulación, en especial de lo que llega del mundo anglosajón. En este en concreto hay omisiones, mentiras, medias verdades, hechos demostrados que en realidad no lo están, frases maquiavélicamente expresadas para confundir y hechos incuestionables, pero estos no se analizan y deben tenerse profundos conocimientos, tanto de la historia como de la naturaleza del Sistema, para “rascar” algo de verdad. Aun así, es recomendable, precisamente por lo anteriormente expuesto.

La semana que viene ofreceremos el último artículo de esta serie, que ha pretendido despertar intereses nuevos y mover conciencias, con unas notas sobre ocultismo nazi.

Somos La Resistencia.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

Etiquetado , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *