Tras dos siglos

De resistir perdiendo guerras, arruinados y amparados tan sólo en apariencias falsas y perseguidos por ruinas prudentemente silenciadas (que condujeron a la postre a la revolución), Francia se queda con España como si de una colonia se tratase, sin disparar un tiro; ni ellos se lo creían.

Pero no eran “ellos”: eran los borbones, porque el  mundo, entonces y ahora, pertenece a un reducido grupo de familias.

En el artículo que ofrecemos en el enlace se exponen las consecuencias de hechos como el señalado.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

Etiquetado , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + 13 =