Neutralidad

Y en situaciones completamente diferentes y no menos complejas como fueron las guerras mundiales en el siglo XX. España ya no es una potencia mundial, hay germanófilos y aliadófilos, pero una sola opción pragmática: no involucrarse.

Ya no. Ante las reticencias de buena parte de los políticos del momento, tanto conservadores como liberales, y del propio monarca Alfonso XIII, el diputado cordobés Alcalá-Zamora se convirtió en uno de los más firmes pilares del presidente Eduardo Dato en su apuesta por la paz.

Tienen un completo artículo en el enlace.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − ocho =