Si. ¿Pero cómo?

Contrariamente al prejuicio popular de que fomenta la promiscuidad e incentiva los embarazos adolescentes, un mayor conocimiento sobre los cuerpos y las relaciones aumenta las probabilidades de que las relaciones sexuales que tengamos sean seguras.

Porque en mi generación jugábamos con armas simuladas, y eso sólo convierte en desequilibrado asesino a quien ya lo estaba; nos “educaron” sexualmente en la versión más ligth del catolicismo franquista, y a quien le supuso un desequilibrio es porque ya lo estaba; nuestra moral y sentido del honor nos inculcaba el respeto a nuestras mujeres y a las de los demás, con las que nos educamos de igual a igual, y quien las maltrataba era por ser inherentemente malvado.

De modo que creo que se debe educar sexualmente, pero sin que ideologías o religiones intervengan en ello, fijando dos cosas: respeto absoluto y siempre, y que el sexo, cuando se ama, es infinitamente más satisfactorio.

Tienen el artículo en el enlace.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 9 =