Ya no

Ya no nos lo planteamos, pero hace diez años, sólo diez años, los evidentes perjuicios que podían crear los teléfonos inteligentes en personas sin formación (o que se están formando) condujo a muchos padres a intentar evitar que nuestros hijos dispusieran de estos aparatos. Hoy, resulta que los niños obtienen su primer ‘smartphone’ de media a los 10 años en España.

La aberrante deformación que supone ser moldeado por los contenidos de la red, el rechazo a la autoridad paterna (y a todo tipo de autoridad) y el condicionamiento futuro que puede suponer la grabación de situaciones desafortunadas para sus futuros, es terrible.

En el enlace tienen un artículo que toca otro punto criticable: el coste.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =