Jadranka, una abuela, una escopeta

Es imprescindible tirar de recuerdos que nos muevan a reflexionar. Al hacerlo nos replanteamos las decisiones tomadas, los caminos recorridos, los lugares donde nos han llevado y los costes pagados. Para valorar el presente, para cuidar lo obtenido y no cometer errores pasados, tenemos que volver la vista atrás para aprender o reafirmarnos en que no sabemos lo que somos sin tener presente lo que fuimos.

Arturo Pérez-reverte comparte con nosotros un episodio de su azaroso pasado. Y debemos tomar nota, porque un gesto a destiempo u olvidado, un silencio o una palabra equivocada, de más, podría en determinadas situaciones convertirse en el final. Conviene recordar esto.

Lean si gustan y quizá próximamente traigamos aquí a un corresponsal de guerra en activo, que nos contará, casi sobre el terreno, hasta qué punto nos engañan.

Pulsa en la imagen para acceder al enlace

Si lo deseas, puedes dejar tu comentario pulsando en el título de esta entrada. Esperamos tu opinión.

 

Etiquetado , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + nueve =